Una entrevista con Dios

Cuenta la historia de Paul Asher (Brenton Thwaites), un periodista ex veterano de guerra que, tras ejercer en la guerra de Afganistán, regresa a casa y descubre que su vida se ha desmoronado: su matrimonio ha fracasado y se encuentra en medio de una crisis personal que aún no consigue comprender. Por si fuera poco, uno de los soldados que conoció en Afganistán tiene problemas en su hogar y Paul trata de ayudarle desesperadamente. Sin embargo, la vida de Paul toma un giro de 360º grados cuando le ofrecen una entrevista a la que le resulta imposible resistirse: entrevistar a una persona que dice ser Dios, interpretado por David Strathairn.